El Manatí del Amazonas: Una especie en peligro

Si estás interesado en conocer más sobre el manatí de Colombia, (Trichechus inunguis), has llegado al lugar indicado. En este artículo te explicaré todo lo que necesitas saber sobre esta especie tan interesante y en peligro de extinción.

Los manatíes son mamíferos acuáticos que viven en ríos, lagunas y estuarios. Se encuentran en peligro de extinción debido a la pérdida de su hábitat natural y a la caza furtiva. Por lo tanto, es importante que sepamos más sobre ellos y sobre cómo podemos protegerlos.

¿Qué es un manatí?

Un manatí es un mamífero acuático que pertenece al orden Sirenia. En algunos lugares se les llama Vaca marina. Estos animales tienen un cuerpo robusto y redondeado, con una cabeza ancha y aplanada.

Sus extremidades delanteras son como aletas y su cola es aplanada y en forma de remo, lo que les permite moverse con facilidad en el agua.

MANATÍ SUSPENDIDO EN EL AGUA

¿Cuáles son las características de un Manatí?

El manatí de Colombia es una especie de tamaño mediano que puede llegar a medir hasta 3 metros de largo y pesar más de 500 kilos.

Su piel es de color grisáceo y puede tener manchas blancas en la zona del vientre.

También tienen un bigote largo y flexible en la parte superior del labio que les ayuda a buscar alimento en el fondo de los ríos y lagunas.

Este manatí es el más pequeño del resto de manantíes. El tamaño más grande registrado es de 2.8 metros, y su peso más grande es de 480 kilos. Al nacimiento, su longitud se halla entre los 85 y 105 centímetros, y su peso entre los 10 y 15 kilos.

Su anatomía es similar a un cilindro, y su forma es más similar al huso que a la de otros manatíes.

La mandíbula es cuadrangular, cubierta por densos pelos sensoriales, y los labios son suaves y muy flexibles; las fosas nasales están colocadas en la parte superior y se cierran como compuertas cuando se hunden.

Su dermis está cubierta de pelos finos y separados, el tono es entre gris claro y marrón en los individuos adultos, y las crías son más oscuras.

No tiene uñas en las aletas.

¿Dónde vive el Manatí de Colombia, y que come?

El manatí de Colombia habita en ríos y lagunas de la cuenca del Amazonas, la cuenca del Orinoco y en la costa del Caribe colombiano.

Su presencia se ha registrado en los departamentos de Amazonas, Guainía, Vaupés, Caquetá, Meta, Vichada, Bolívar, Magdalena y La Guajira.

El manatí es un animal herbívoro y se alimenta principalmente de plantas acuáticas como el camalote, la lechuga de agua y la berroa.

También puede consumir algunas algas y hojas de árboles cercanos a las riberas de los ríos.

manatí del amazonas nadando
manatí con su cría

¿Cómo se reproducen los Manatíes?

Los manatíes tienen una tasa de reproducción muy baja y se reproducen a una edad avanzada.

Las hembras alcanzan la madurez sexual entre los 3 y 5 años, mientras que los machos lo hacen entre los 4 y 6 años.

Durante la temporada de apareamiento, los machos buscan a las hembras y se produce la fecundación. La gestación dura entre 12 y 14 meses y sólo nace una cría por parto.

Las crías permanecen con su madre durante al menos dos años, tiempo durante el cual son amamantadas y aprenden a buscar alimento por su cuenta.

Su reproducción es muy baja.

¿Cuáles son las amenazas para los manatíes de Colombia?

El manatí de Colombia está en peligro de extinción debido a la caza furtiva y la pérdida de su hábitat natural.

La caza furtiva se debe principalmente al uso de su carne y piel para alimentación y comercio ilegal.

Además, la actividad humana, como la construcción de represas, la minería y la agricultura, también afectan el hábitat natural del manatí y pueden provocar la reducción de su población.

Por esta razón, es necesario tomar medidas de protección para evitar su extinción.

¿Cómo podemos proteger al Manatí de Colombia?

Existen diferentes medidas que podemos tomar para proteger al manatí de Colombia y su hábitat natural. Algunas de ellas incluyen:

  • Promover la educación ambiental: Es importante crear conciencia sobre la importancia de conservar la biodiversidad y el hábitat natural del manatí. La educación ambiental puede llevarse a cabo en escuelas, comunidades y espacios públicos para fomentar el cuidado y la protección del medio ambiente.

  • Regular la pesca y la caza: Es necesario establecer regulaciones para la pesca y la caza de animales en las zonas donde habita el manatí de Colombia. Esto ayudará a evitar su caza furtiva y garantizar su supervivencia.

  • Restaurar y proteger el hábitat natural: La conservación y restauración de los ecosistemas acuáticos son fundamentales para garantizar la supervivencia del manatí de Colombia. Esto implica la protección de los ríos, lagunas y estuarios, así como la creación de reservas naturales donde el manatí pueda vivir en un entorno seguro.

  • Apoyar la investigación científica: La investigación científica puede proporcionar información valiosa sobre el comportamiento y las necesidades del manatí de Colombia. Esto puede ayudar a implementar medidas de protección y conservación más efectivas.

Preguntas Frecuentes

¿dejaremos extinguir este maravilla de la naturaleza?

Todas tus consultas te las respondemos ahora

Un manatí del Amazonas puede llegar a medir hasta 4 metros de largo y pesar más de 500 kilos.

Los manatíes del Amazonas son herbívoros y se alimentan principalmente de plantas acuáticas como el camalote, la lechuga de agua y la berroa. También pueden consumir algunas algas y hojas de árboles cercanos a las riberas de los ríos.

El manatí del Amazonas habita en la cuenca del río Amazonas y en algunos de sus afluentes, como el río Orinoco y el río Madeira. También se pueden encontrar en algunas lagunas y estuarios de la región.

Los manatíes del Amazonas tienen una tasa de reproducción baja y se reproducen a una edad avanzada. Durante la temporada de apareamiento, los machos buscan a las hembras y se produce la fecundación. La gestación dura entre 12 y 14 meses y sólo nace una cría por parto. Las crías permanecen con su madre durante al menos dos años, tiempo

El manatí del Amazonas está en peligro de extinción debido a la caza furtiva y la pérdida de su hábitat natural. La caza furtiva se debe principalmente al uso de su carne y piel para alimentación y comercio ilegal. Además, la actividad humana, como la construcción de represas, la minería y la agricultura, también afectan el hábitat natural del manatí y pueden provocar la reducción de su población.

Se están implementando diferentes medidas para proteger al manatí del Amazonas, como la creación de reservas naturales, la promoción de la educación ambiental, la regulación de la pesca y la caza, y la restauración y protección de su hábitat natural. Además, se está llevando a cabo investigación científica para obtener información valiosa sobre su comportamiento y necesidades. Todo esto se hace con el fin de garantizar la supervivencia de esta especie en peligro de extinción.

Conclusión

El manatí de Colombia es una especie en peligro de extinción que necesita nuestra protección y cuidado. Es importante que todos trabajemos juntos para garantizar su supervivencia y la preservación de su hábitat natural.

Si queremos seguir disfrutando de la belleza y la riqueza de la biodiversidad de nuestro país, debemos tomar medidas para proteger a esta especie única y fascinante.

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín es una destacada bióloga ecuatoriana que ha dedicado su vida al estudio de los seres vivos y sus procesos vitales. Nacida y criada en Quito, pero de padres españoles, desde pequeña mostró un gran interés por la naturaleza y los ecosistemas, lo que la llevó a estudiar Biología en la prestigiosa Universidad Central del Ecuador.

Tras completar con honores su licenciatura, Gabriela decidió continuar su formación académica y se trasladó a México, donde cursó un doctorado en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).