Región de la Orinoquía de Colombia: Un Santuario de Flora y Fauna

La región de la Orinoquía alberga una asombrosa biodiversidad y riqueza natural, con flora y fauna única en el mundo. Al ser una extensa llanura, ofrece gran variedad de ecosistemas que albergan vida tanto terrestre como acuática.

Uno de los rasgos más distintivos es la presencia de los morichales, bosques dominados por la palma moriche. Estas palmas forman una intrincada selva y su fruto es alimento para muchas especies. Otra planta icónica son los chaparros, árboles de troncos retorcidos que salpican las sabanas.

En cuanto a la fauna de la region Orinoquia, es el hábitat perfecto para grandes felinos como el majestuoso jaguar, que merodea por sus selvas. Los capibaras, el roedor más grande del mundo, son comunes junto a los ríos. Las aves se cuentan por cientos, desde las vistosas guacamayas hasta aves rapaces como el águila arpía.

Los ríos de la Orinoquía sustentan una rica vida acuática. Peces como el coporo y el bagre se mueven entre vegetación acuática donde anidan aves palustres. Los caimanes del Orinoco son los reptiles más conspicuos de esta región.

Sin duda, la riqueza natural de la Orinoquía colombiana no tiene parangón. Un paraíso terrenal que alberga flora y fauna únicas en el mundo.

Uno de los principales parque naturales de la región, es el Parque Natural Sierra de la Macarena.

Características principales de la Flora y Fauna Orinoquense

La Región de la Orinoquía en Colombia, también conocida como la región de los Llanos, es un tesoro geográfico que cautiva con su belleza natural y biodiversidad única.

Sus vastas llanuras, ríos majestuosos y ecosistemas diversos hacen de esta región un destino imperdible para los amantes de la naturaleza y la aventura.

Los Llanos de la Orinoquía se extienden como un lienzo sin fin, donde la tierra y el cielo se encuentran en un abrazo eterno. Los atardeceres y amaneceres pintan el horizonte con tonos dorados y rojizos, creando un espectáculo de colores que deja sin aliento a quienes tienen la fortuna de presenciarlo.

La llanura interminable es el hogar de una rica diversidad de fauna, incluyendo especies emblemáticas como el jaguar, el caimán negro y una variedad de aves exóticas.

Uno de los rasgos más distintivos es la presencia de los morichales, bosques dominados por la palma moriche. Estas palmas forman una intrincada selva y su fruto es alimento para muchas especies. Otra planta icónica son los chaparros, árboles de troncos retorcidos que salpican las sabanas.

En cuanto a la fauna, la Orinoquía es el habitat perfecto para grandes felinos como el majestuoso jaguar, que merodea por sus selvas. Los capibaras, el roedor más grande del mundo, son comunes junto a los ríos. Las aves se cuentan por cientos, desde las vistosas guacamayas hasta aves rapaces como el águila arpía.

La Orinoquía es atravesada por ríos caudalosos que son vitales para la región y su biodiversidad. El río Meta, el río Orinoco y el río Guaviare son arterias acuáticas que han esculpido el paisaje a lo largo de milenios.

Sus aguas albergan especies acuáticas únicas, y sus orillas son refugio para una rica vegetación y vida silvestre.

Flora representativa de la Orinoquía

La Región de la Orinoquía en Colombia no solo es conocida por sus vastos paisajes y ríos majestuosos, sino también por su biodiversidad excepcional. Esta región alberga una variedad de ecosistemas que son hogar de una rica flora y fauna, muchas de las cuales son únicas y emblemáticas de esta tierra.

La Orinoquía es un paraíso para los amantes de la biodiversidad. Sus ecosistemas acuáticos, humedales, sabanas y bosques albergan una gran variedad de especies  vegetales.

La flora de la Orinoquía es tan diversa como sus paisajes. En las sabanas, la hermosa hierba llanera pinta el suelo de verde, proporcionando alimento y refugio para la fauna que habita allí.

Los bosques albergan árboles majestuosos como el merecure, cuyas flores blancas contrastan con el verde exuberante de su entorno.

Uno de los tesoros más emblemáticos de los humedales de la Orinoquía es el lirio acuático. Sus hojas flotantes y sus flores llamativas no solo añaden belleza a los cuerpos de agua, sino que también desempeñan un papel vital en el ecosistema al proporcionar refugio y alimento para diversas especies acuáticas.

La palma moriche es un árbol emblemático de la Orinoquía que ha tenido un impacto profundo en las comunidades locales. Sus frutos son utilizados para la producción de alimentos y artesanías, y sus hojas se emplean en la construcción de viviendas tradicionales.

Los chaparros son singulares árboles de troncos retorcidos que se encuentran en las sabanas inundables. Sus raíces sobresalen buscando oxígeno y adoptan formas curiosas. El chaparro proporciona madera y sus frutos alimentan a la fauna silvestre.

En las riberas de los ríos crecen abundantes nenúfares y repollos de agua. Sus flores de vivos colores alegran los humedales y sus hojas sirven de refugio a peces e invertebrados. Otra flor que decora los cauces es la orquídea rhyncolaelia, una delicada orquídea acuática.

La exhuberante selva alberga ceibos, drago, carai, samán y una impresionante variedad de orquídeas y bromelias que crecen sobre los troncos de los árboles. En definitiva, la flora de la Orinoquía colombiana es única y esencial para la supervivencia de su rica biodiversidad.

Fauna única de la Región de la Orinoquía Colombiana

La Región de la Orinoquía en Colombia es un santuario de biodiversidad, donde la fauna autóctona cobra vida en paisajes deslumbrantes. Desde majestuosos depredadores hasta diminutas maravillas, esta tierra alberga una variedad de especies que han evolucionado y adaptado a su entorno único.

– Entre las sombras de los bosques de la Orinoquía se oculta el majestuoso jaguar. Esta felina esencia de la región es un símbolo de fuerza y elegancia. Sin embargo, su avistamiento es raro debido a su naturaleza esquiva y su papel como principal depredador de la cadena alimentaria.

– Uno de los protagonistas indiscutibles de la Orinoquía es el imponente caimán negro. Este reptil, que puede alcanzar longitudes impresionantes, se desliza sigilosamente por los ríos y lagunas de la región. Su presencia es un recordatorio de la belleza intrínseca de la vida en los humedales y la importancia de conservar estos ecosistemas.

– Las aguas de la Orinoquía albergan una criatura única y encantadora: el delfín rosado. Con su distintivo color rosado y su naturaleza juguetona, estos delfines son una vista maravillosa para aquellos que tienen la suerte de avistarlos. Son un recordatorio de la diversidad de vida que habita tanto en el agua como en la tierra.

– La avifauna de la Orinoquía es impresionante y diversa. Desde el hermoso guácharo, conocido por sus hábitos nocturnos, hasta el colorido tucán, estas aves llenan los cielos y los bosques con sus cantos y colores. Además, la región es un punto de parada crucial para aves migratorias, que encuentran refugio en los humedales.

La protección de la fauna única de la Orinoquía es esencial para mantener el equilibrio de los ecosistemas. La educación ambiental y la promoción de prácticas sostenibles son fundamentales para garantizar que estas especies sigan prosperando en su hábitat natural y que las generaciones futuras puedan disfrutar de su belleza.

Clima

El clima es un factor fundamental que moldea la vida y los ecosistemas de una región. En el caso de la Región de la Orinoquía en Colombia, su ubicación geográfica y topografía diversa influyen en un clima característico que varía a lo largo del año.

Desde llanuras interminables hasta humedales vibrantes, esta región experimenta una serie de estaciones y condiciones climáticas únicas.

Estación de Lluvias: La Región de la Orinoquía se sumerge en una temporada de lluvias que abarca gran parte del año. Durante los meses de abril a octubre, las precipitaciones son más abundantes, dando vida a los ríos y humedales que son tan emblemáticos de esta zona. Estas lluvias son esenciales para mantener los ecosistemas acuáticos y los pastizales verdes de las sabanas.

Estación Seca: De noviembre a marzo, la región experimenta una estación seca que contrasta con la temporada de lluvias. Durante estos meses, las precipitaciones disminuyen significativamente, y las temperaturas pueden aumentar. Esta estación seca tiene un impacto en la disponibilidad de agua y en la vegetación, y es un período crucial para la fauna que debe adaptarse a estas condiciones cambiantes.

Temperaturas y Variabilidad: Las temperaturas en la Orinoquía varían a lo largo del año, pero generalmente se mantienen cálidas. Durante la estación de lluvias, las temperaturas pueden ser más frescas debido a la humedad, mientras que la estación seca tiende a ser más cálida. Sin embargo, las variaciones térmicas son más moderadas en comparación con otras regiones de Colombia.

Impacto en la Vida Silvestre: El clima de la Región de la Orinoquía influye directamente en la vida silvestre que la habita. Las fluctuaciones estacionales en las condiciones climáticas pueden afectar la reproducción, migración y comportamiento de animales como aves migratorias, mamíferos y peces. La adaptación a estos cambios es esencial para la supervivencia de las especies.

Convivencia con la Naturaleza: Las comunidades locales han aprendido a coexistir con las estaciones cambiantes y las condiciones climáticas de la Orinoquía.

Las prácticas tradicionales de agricultura y ganadería están influenciadas por los ciclos climáticos, y es esencial mantener un equilibrio sostenible para preservar tanto los medios de vida humanos como la rica biodiversidad de la región.

Población

La Región de la Orinoquía en Colombia no solo es un refugio de biodiversidad natural, sino también un hogar para una diversidad de comunidades humanas.

A medida que exploramos la riqueza de esta tierra, es esencial comprender cómo las personas han dejado su huella en este vasto territorio, contribuyendo a la rica historia y cultura de la región.

Cifras Demográficas: La población de la Región de la Orinoquía ha experimentado un crecimiento constante en las últimas décadas. Aunque es menos densamente poblada en comparación con otras áreas de Colombia, la región alberga una mezcla de habitantes rurales y urbanos.

Ciudades como Villavicencio y Yopal actúan como centros económicos y culturales, mientras que las zonas rurales están habitadas por comunidades que dependen de la agricultura, la ganadería y la pesca.

Diversidad Cultural: La población de la Orinoquía es tan diversa como su geografía. Diferentes grupos étnicos y culturas coexisten en esta región, contribuyendo a la rica mezcla de identidades.

Comunidades indígenas, afrodescendientes y mestizas enriquecen la herencia cultural de la región, manifestándose en tradiciones, música, danzas y gastronomía únicas.

Sostenibilidad y Desafíos: A medida que la población crece y las actividades humanas se expanden, la región enfrenta desafíos relacionados con la sostenibilidad y la conservación. La explotación de recursos naturales, la deforestación y la contaminación son cuestiones cruciales que requieren una gestión cuidadosa para garantizar un equilibrio entre el desarrollo humano y la protección del entorno natural.

Conexión con la Tierra: Muchas comunidades en la Orinoquía tienen una conexión profunda con la tierra y dependen de ella para su sustento y cultura. La práctica de la agricultura tradicional, la pesca sostenible y la preservación de técnicas ancestrales son aspectos fundamentales para la subsistencia y la conservación.

Un Futuro en Evolución: La población de la Región de la Orinoquía seguirá evolucionando junto con sus desafíos y oportunidades. La promoción de prácticas sostenibles, la preservación de la diversidad cultural y la colaboración entre las comunidades y las autoridades son esenciales para construir un futuro en el que tanto las personas como la naturaleza prosperen.

"La fascinante biodiversidad de Colombia trasciende fronteras geográficas, permitiendo que numerosas especies animales encuentren hogar en diferentes regiones del país. Esta versatilidad ecosistémica es un testimonio de la riqueza natural que Colombia alberga"

Mamíferos

La región de la Orinoquía de Colombia alberga una fauna notable y exclusiva a nivel mundial debido a su destacada diversidad.

Zorro cangrejero

Zorro Cangrejero

Agutí Negro (Dasyprocta-fuliginosa)

Agutí Negro

Perro Venadero

Perro Venadero

Mono ardilla

Mono Ardilla

Conejo Serrano

Armadillo Orejas Largas del Sur

Tlacuache acuático

Tlacuache Acuático

Tlacuache Cuatrojos Negro

Mono Barrigudo

Mono Barrigudo

Mapuro

Mapuro

Zorro Gris

Vampiro Común

Vampiro Común

Mono Capuchino Cebus

Mono La Viudita

Cusumbo

Aves

La exuberante y extensa región de la Orinoquía colombiana alberga una impresionante variedad de aves que solo pueden encontrarse en esa área del país, incluyendo especies llamativas y únicas.

Cucarachero de Apolinar

Paujil de pico azul

Paujil de Pico Azul

Colibrí Rabicorto

Colibrí Mango Gorjinegro

guacamayo azul

Guacamaya Azul

Guacamaya Ara Macao

Gallineta de Monte

Carancho

Carancho

Ibis Rojo

Pava Aburria Pipile

Pava Aburria Pipile

Réptiles

En la Región Caribeña de Colombia además de hermosas playas, exuberantes selvas tropicales e imponentes montañas, habitan muchas especies de réptiles, mostramos los más representativos

Caiman negro

Caimán Negro

Serpiente coral de villavicencio

Serpiente Coral de Villavicencio

Lagarto Verde

camaleon de ruiz

Camaleón de Ruiz

Serpiente Pseudo Neuwiedi

Serpiente Pseudo Neuwiedi

Mastigodryas-pleei

Serpiente Mastigodryas Pleei

serpiente 4 narices Bothrops-asper

Serpiente Cuatro Narices

Serpiente Helicops Angulatus

Serpiente Ojo de Gato

Serpiente Ojo De Gato

Tortuga Sabanera

Anfibios

En la región de la Orinoquía de Colombia hay infinidad de anfibios mostramos los más representativos

Rana Blanca

Rana Blanca

Rana Dendropsophus Marmoratus

Rana Dendropsophus Marmoratus

Sapo Siona Amazophrynella siona

Rana Amazophrynella Siona

Rana Allobates Juanii

Rana Allobates Juanii

Rana Hyla Minúscula

Rana Hyla Minúscula

Peces

La Orinoquía colombiana es una región de gran biodiversidad, con una gran variedad de peces que habitan en sus ríos, lagunas y ciénagas. Según el Instituto Humboldt, se han registrado más de 1.200 especies de peces en la Orinoquía

Raya Motoro

Raya Motoro

Pez Platanote

Pez Platanote

Pez Gato Acostado

Pez Gato Acostado

Pez Sapoara

Pez Sapoara

Pez Pleco Limpiafondos

Pez Pleco Limpiafondos

Insectos

La Orinoquía colombiana es una región con una alta diversidad de insectos, que se estima en más de 100.000 especies. Esta diversidad se debe a la variedad de hábitats que se encuentran en la región, desde las sabanas abiertas hasta las selvas inundables.

Los insectos juegan un papel importante en el ecosistema de la Orinoquía. 

Hormiga Bala

Hormiga Bala

Araña Cangrejo Gigante

Araña Cangrejo Gigante

Calliclopius Nigripes

Tarántula Megaphobema Robustum

Tarántula Megaphobema Robustum

Polilla Jeroglífica

Polilla Jeroglífica

Mariposa Alas Largas

Mariposa Alas Largas

Mariposa Laberinto

Maiposa Laberinto

Mariposa Malaquita

Mariposa Malaquita

Tucura Rayada

Mariquita del Orinoco

Mariquita del Orinoco

Flora

La región de la Orinoquía, en Colombia, es una zona de gran biodiversidad, con una flora variada y exuberante. La región se caracteriza por sus sabanas, bosques húmedos y selvas, que albergan una gran variedad de plantas

Flor de Inírida

Flor de Inírida

Flor Mirasol Amarillo

Mirasol Amarillo

Lechuga de Agua

Lechuga de Agua

Nenufares

Nenúfar

Palma Moriche

Palma Moriche

Árbol Samán

Árbol Samán

arbol drago

Árbol Sangre de Drago

Orquidea Rhyncholaelia Digbyana

Orquidea Rhyncholaelia

Planta Vellozia

Palma Iriartea Deltoidea

Palma Iriartea Deltoidea

Relación entre la Fauna y la Flora de la Región de la Orinoquía de Colombia

La fauna y la flora de la región de la Orinoquía de Colombia están estrechamente relacionadas. La fauna de esta región se adapta a las condiciones climáticas y ambientales de las sabanas, los bosques húmedos y los bosques de galería. La flora, por su parte, proporciona alimento, refugio y otros recursos a la fauna.

Flora

La región de la Orinoquía se caracteriza por una gran diversidad de flora. En las sabanas, se encuentran pastos, gramíneas y arbustos. En los bosques húmedos, abundan los árboles altos, los bejucos leñosos y las epifitas. En los bosques de galería, se encuentran árboles de diferentes especies que crecen a lo largo de los ríos.

Fauna

La fauna de la región de la Orinoquía es también muy diversa. En las sabanas, se encuentran animales como el venado sabanero, el chigüiro, la corocora roja, el mono cotudo, el tigre, el guío negro o anaconda, el caimán del Orinoco y la víbora cuatronarices. En los bosques húmedos, se encuentran animales como el jaguar, el oso hormiguero, el tapir, el oso de anteojos, el perico ligero y la guacamaya. En los bosques de galería, se encuentran animales como el caimán llanero, la nutria, el tigrillo y el mono aullador.

Relación entre la fauna y la flora

La fauna de la región de la Orinoquía se adapta a las condiciones climáticas y ambientales de las sabanas, los bosques húmedos y los bosques de galería. La flora, por su parte, proporciona alimento, refugio y otros recursos a la fauna.

Algunos ejemplos de esta relación son:

  • Los venados sabaneros se alimentan de pastos, gramíneas y arbustos que crecen en las sabanas.
  • Los chigüiros se alimentan de raíces, hojas y frutos de plantas que crecen en las sabanas y los bosques húmedos.
  • Las corocoras rojas se alimentan de peces, insectos y otros animales acuáticos que viven en los ríos y humedales.
  • Los monos cotudos se alimentan de hojas, frutos y semillas de plantas que crecen en los bosques húmedos.
  • Los tigres se alimentan de otros animales, como venados, chigüiros y ganado.
  • Las anacondas se alimentan de otros reptiles, como caimanes y lagartos.
  • Los caimanes del Orinoco se alimentan de peces, tortugas y otros animales acuáticos.
  • Las víboras cuatronarices se alimentan de roedores, aves y otros pequeños animales.

 

La relación entre la fauna y la flora de la región de la Orinoquía es fundamental para el equilibrio de este ecosistema. La conservación de la fauna y la flora de esta región es importante para garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales y la protección del medio ambiente.

Amenazas

La región de la Orinoquía se enfrenta a una serie de amenazas que ponen en riesgo la fauna y la flora. Entre estas amenazas se encuentran:

  • La deforestación: la tala indiscriminada de árboles para la agricultura, la ganadería y la minería está destruyendo los bosques y los bosques de galería, que son el hábitat de muchas especies de fauna.
  • La caza furtiva: la caza ilegal de animales para su carne, piel o cuernos está poniendo en peligro a muchas especies de fauna.
  • La contaminación: la contaminación del agua y del aire está afectando a la salud de los animales y a la flora.

 

Es importante tomar medidas para proteger la fauna y la flora de la región de la Orinoquía. Estas medidas incluyen:

  • La creación de áreas protegidas: las áreas protegidas son una forma de conservar la fauna y la flora.
  • La educación ambiental: la educación ambiental puede ayudar a las personas a comprender la importancia de la conservación de la fauna y la flora.
  • La aplicación de la ley: es importante aplicar la ley para detener la deforestación, la caza furtiva y la contaminación.

Información actualizada de los últimos años de la región de la Orinoquía Colombiana

La región de la Orinoquía colombiana es una de las más importantes del país, tanto por su riqueza natural como por su potencial económico. En los últimos años, esta región ha experimentado un importante desarrollo, en términos de infraestructura, producción agrícola y ganadera, y turismo.

Población actual de la Orinoquia Colombiana

La población actual de la Orinoquia colombiana es de aproximadamente 1.300.000 personas, según las proyecciones del DANE para 2023. Esta cifra representa el 3,0% de la población total del país.

La región está conformada por los departamentos de Arauca, Casanare, Meta, Vichada y Guaviare. La población se concentra principalmente en las ciudades de Villavicencio, Yopal, Puerto Carreño, y San José del Guaviare.

La densidad de población en la Orinoquía es de 4,2 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que la convierte en la región menos poblada de Colombia.

La población de la Orinoquia está compuesta principalmente por mestizos, indígenas, y afrocolombianos. Los grupos indígenas más importantes son los guayanes, los piapocos, los yaruros, y los puinaves.

La principal actividad económica de la Orinoquía es la ganadería, seguida de la agricultura, la minería, y el turismo.

Los principales desafíos que enfrenta la población de la Orinoquía son la deforestación, la contaminación, y la violencia.

Evolución de la población

La población de la Orinoquía ha experimentado un crecimiento sostenido en los últimos años. En 2018, la población era de 1.200.000 personas, lo que representa un crecimiento del 10% en cinco años.

Este crecimiento se debe a varios factores, como la inversión en infraestructura, el desarrollo de la economía, y la migración interna.

Proyecciones de población

Se estima que la población de la Orinoquía continuará creciendo en los próximos años. Para 2030, se proyecta que la población sea de 1.500.000 personas.

Este crecimiento se debe a la continuación de los factores que han impulsado el crecimiento en los últimos años.

Desarrollo de infraestructura

Uno de los aspectos más destacados del desarrollo de la Orinoquía colombiana en los últimos años ha sido la inversión en infraestructura. El gobierno colombiano ha invertido en la construcción de nuevas carreteras, puentes, y aeropuertos, lo que ha facilitado el acceso a la región y ha impulsado el desarrollo económico.

Producción agrícola y ganadera

La Orinoquía colombiana es una región con un gran potencial agrícola y ganadero. En los últimos años, se ha incrementado la producción de productos como la carne, el arroz, y el maíz. La región también es un importante productor de petróleo y gas natural.

Turismo

La Orinoquía colombiana es una región con una gran riqueza natural y cultural. En los últimos años, se ha incrementado el turismo en la región, impulsado por el desarrollo de nuevos atractivos turísticos, como parques naturales, reservas de flora y fauna, y pueblos indígenas.

Principales desafíos

A pesar del desarrollo experimentado en los últimos años, la Orinoquía colombiana enfrenta algunos desafíos, como la deforestación, la contaminación, y la violencia.

Deforestación

La deforestación es uno de los principales desafíos ambientales de la Orinoquía colombiana. La tala ilegal de árboles para la ganadería, la agricultura, y la minería es una de las principales causas de la deforestación en la región.

Contaminación

La contaminación del agua y del aire es otro desafío ambiental de la Orinoquía colombiana. La contaminación por el petróleo, los residuos agrícolas, y los desechos industriales es un problema creciente en la región.

Violencia

La violencia es otro desafío que enfrenta la Orinoquía colombiana. La región es una zona de conflicto entre grupos armados ilegales, lo que ha generado desplazamiento forzado y violencia.

Perspectivas

La Orinoquía colombiana es una región con un gran potencial de desarrollo. El gobierno colombiano ha puesto en marcha una serie de iniciativas para impulsar el desarrollo sostenible de la región. Estas iniciativas incluyen la protección del medio ambiente, el desarrollo de la economía rural, y la promoción del turismo.

En los próximos años, se espera que la Orinoquía colombiana continúe creciendo y desarrollándose.

Mejores lugares para ver Fauna y Flora de la Región de la Orinoquía de Colombia

La Orinoquía colombiana es una región con una gran riqueza natural, que alberga una gran variedad de fauna y flora. Algunos de los mejores lugares para ver fauna y flora en la Orinoquía colombiana son:

  • Parque Nacional Natural El Tuparro:Este parque nacional está ubicado en el departamento del Vichada y es uno de los más importantes de Colombia en términos de biodiversidad. Alberga una gran variedad de animales, como jaguares, osos hormigueros, caimanes, y delfines rosados del Orinoco.
  • Reserva Natural El Caguán: Esta reserva natural está ubicada en el departamento del Meta y es un importante refugio para la fauna y flora amazónicas. Alberga una gran variedad de aves, como guacamayos, tucanes, y colibríes.
  • Reserva Natural Cerro Azul: Esta reserva natural está ubicada en el departamento del Casanare y es un importante hábitat para la fauna y flora de la Orinoquía. Alberga una gran variedad de animales, como venados, chigüiros, y manatíes.
  • Bioparque Los Ocarros: Este bioparque está ubicado en la ciudad de Villavicencio, Meta. Alberga una gran variedad de animales de la Orinoquía, como armadillos gigantes, osos hormigueros, y caimanes.
  • Embalse El Hato: Esta hacienda está ubicada en el departamento del Meta y ofrece safaris para observar la fauna y flora de la Orinoquía

 

Estos son solo algunos de los muchos lugares para ver fauna y flora en la Orinoquía colombiana. Con un poco de planificación, puede disfrutar de una experiencia inolvidable de observación de la naturaleza en esta región única.

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín es una destacada bióloga ecuatoriana que ha dedicado su vida al estudio de los seres vivos y sus procesos vitales. Nacida y criada en Quito, pero de padres españoles, desde pequeña mostró un gran interés por la naturaleza y los ecosistemas, lo que la llevó a estudiar Biología en la prestigiosa Universidad Central del Ecuador.

Tras completar con honores su licenciatura, Gabriela decidió continuar su formación académica y se trasladó a México, donde cursó un doctorado en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).