Lagartija de Bogotá: Una criatura fascinante de Colombia

La enorme biodiversidad de Colombia es un tesoro para biólogos y entusiastas de la naturaleza. Alberga algunas de las especies más raras y singulares, una de las cuales es la Lagartija de Bogotá (Anadia bogotensis).

Este artículo arrojará luz sobre las fascinantes características de esta lagartija, su hábitat, comportamiento y estado de conservación.

Esta especie concreta, también conocida como Anole de Bogotá, pertenece a la familia Dactyloidae. Estos lagartos son relativamente pequeños, y alcanzan los 15 cm de longitud, incluida la cola. Suelen encontrarse en los bosques andinos de Colombia, concretamente en los cerros orientales de Bogotá y sus alrededores.

Características de la Lagartija de Bogotá

La Lagartija de Bogotá es de color marrón verdoso y está adornada con una raya lateral que va desde detrás de los ojos hasta su cola. Estos lagartos se caracterizan por tener un pequeño colgajo de piel bajo la mandíbula inferior, que recibe el nombre de papada.

Este colgajo desempeña un papel vital en la comunicación, ya que les ayuda a comunicarse con otros lagartos.

Cuando se sienten amenazados o se aparean, los Anolis de Bogotá macho hinchan la papada para mostrar su dominio.

Hábitat y Distribución

El Anolis de Bogotá se encuentra principalmente en las colinas orientales de Bogotá, Colombia.

Prefieren la vegetación densa, y su hábitat abarca desde los suelos húmedos de los bosques hasta las grandes elevaciones.

Prosperan en condiciones templadas y húmedas y son bastante adaptables a los cambios.

Sin embargo, la sobreexplotación de su hábitat ha provocado el declive de su población.

Comportamiento y dieta

La Lagartija de Bogotá es una especie diurna, lo que significa que está activa durante el día.

A menudo se les ve tomando el sol en troncos de árboles, rocas u hojas.

También son hábiles trepadores y pueden trepar por árboles y paredes con facilidad.

Los Anoles de Bogotá se alimentan principalmente de insectos, como hormigas, arañas y orugas.

anadia bogotensis andina
lagartija anadia bogotensis de bogotá

Estado de Conservación

Estudios realizados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) revelan que la Lagartija de Bogotá está considerada una especie en peligro de extinción.

La sobreexplotación de su hábitat y las actividades humanas como la deforestación, la minería y la urbanización han provocado un descenso significativo de su población.

La UICN ha dado a esta especie el estatus de «En peligro» en la Lista Roja.

Curiosidades de la Lagartija de Bogotá

La lagartija de Bogotá (Anadia bogotensis) es una especie de lagartija endémica de la región de la Sabana de Bogotá en Colombia. Aquí tienes algunas curiosidades sobre esta especie:

  1. Especie única: La lagartija de Bogotá es una especie endémica, lo que significa que solo se encuentra en esa área específica. Su distribución se limita a la región de la Sabana de Bogotá y no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.

  2. Pequeño tamaño: Estas lagartijas son relativamente pequeñas, con un tamaño promedio de alrededor de 8 a 10 centímetros de longitud total. Tienen un cuerpo delgado y una cola larga y delgada.

  3. Colores llamativos: La lagartija de Bogotá exhibe una coloración llamativa. Su cuerpo puede tener tonos de verde brillante y azul en el dorso, con manchas oscuras o barras transversales. La parte inferior del cuerpo suele ser de color blanco o crema.

  4. Hábitat específico: Estas lagartijas se encuentran principalmente en bosques húmedos de montaña y áreas de páramo en la región de la Sabana de Bogotá. Prefieren ambientes frescos y se pueden encontrar trepando en arbustos, árboles y rocas.

  5. Alimentación: La lagartija de Bogotá es principalmente insectívora. Se alimenta de una variedad de insectos pequeños, como hormigas, escarabajos y arañas. También pueden comer pequeños artrópodos y otros invertebrados.

  6. Comportamiento y reproducción: Son animales diurnos y activos, especialmente durante las horas más cálidas del día. Son muy ágiles y rápidos, lo que les permite moverse rápidamente entre las ramas y los obstáculos.

  7. Conservación: La lagartija de Bogotá enfrenta amenazas debido a la pérdida de su hábitat natural debido a la urbanización y la agricultura. Además, la introducción de especies exóticas y la contaminación también representan desafíos para su supervivencia.

Preguntas Frecuentes

la lagartija de Bogotá, es una especie en peligro de extinción ¡cuidado! no permitamos su extinción

Dudas y preguntas sobre la Lagartija de Bogotá

La lagartija anadia de Bogotá (Anadia bogotensis) es una especie de lagarto de la familia Gymnophthalmidae, endémica de la Cordillera Oriental de Colombia

La lagartija anadia de Bogotá habita debajo de la vegetación, la hojarasca y las rocas En general, presenta hábitos semi fosoriales, pero también puede observarse sobre la vegetación exponiéndose al sol

La lagartija anadia de Bogotá se encuentra amenazada por la urbanización y la pérdida de hábitat debido al asentamiento humano

Generalmente se alimenta de insectos, orugas, arañas etc.

La lagartija anadia de Bogotá Sí se encuentra en peligro de extinción según la lista roja de la UICN. Sin embargo, su hábitat está siendo amenazado por la urbanización y la pérdida de hábitat debido al asentamiento humano

El Parque Regional Cerros Orientales de Bogotá protege el hábitat de la lagartija anadia de Bogotá. Además, se están llevando a cabo esfuerzos para concientizar a la población sobre la importancia de proteger a esta especie y su hábitat

Conclusión

La Lagartija de Bogotá es una especie fascinante y única, endémica de los bosques andinos de Colombia. Su pequeño tamaño y su aspecto colorido la convierten en una hermosa adición al ecosistema.

El comportamiento distintivo de la Lagartija de Bogotá y su papel vital en el ecosistema las convierten en un componente esencial del bosque andino. Es crucial proteger su hábitat y mitigar las actividades humanas que han provocado su declive.

Sólo mediante esfuerzos concertados para su conservación podremos garantizar que las generaciones futuras puedan maravillarse con su belleza y singularidad.

Fuentes consultadas:

  1. Libros de herpetología: Puedes buscar libros especializados en reptiles y anfibios de Colombia que incluyan información sobre la lagartija de Bogotá. Algunos ejemplos son «Amphibians and Reptiles of Northern Guatemala, the Yucatán, and Belize» de Jonathan A. Campbell y «The Amphibians and Reptiles of Costa Rica: A Herpetofauna Between Two Continents, Between Two Seas» de Jay M. Savage y Vincent A. Cobb.

  2. Artículos científicos: Puedes buscar artículos científicos publicados en revistas especializadas en herpetología y ecología que traten sobre la lagartija de Bogotá. Algunas revistas relevantes pueden ser «Herpetologica», «Amphibia-Reptilia« y «Journal of Herpetology».

  3. Sitios web especializados: Puedes visitar sitios web de instituciones científicas, museos de historia natural o conservación de la fauna en Colombia que proporcionen información sobre la lagartija de Bogotá. Algunos ejemplos son el Instituto Humboldt (www.humboldt.org.co) y el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional de Colombia (www.bogotanatural.unal.edu.co).

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín es una destacada bióloga ecuatoriana que ha dedicado su vida al estudio de los seres vivos y sus procesos vitales. Nacida y criada en Quito, pero de padres españoles, desde pequeña mostró un gran interés por la naturaleza y los ecosistemas, lo que la llevó a estudiar Biología en la prestigiosa Universidad Central del Ecuador.

Tras completar con honores su licenciatura, Gabriela decidió continuar su formación académica y se trasladó a México, donde cursó un doctorado en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).