Tortuga Verde: Todo lo que necesitas saber

Bienvenidos a Animales de Colombia

Hola, soy la tortuga verde y también conocida como Chelonia mydas. Soy una de las siete especies de tortugas marinas que existen en el mundo y generalmente se me encuentra en aguas tropicales y subtropicales.

A pesar de mi nombre, no soy realmente verde, pero tengo ese nombre debido a mis características.

¡Acompáñame mientras te llevo a un viaje a través de mi vida y mis interacciones con los humanos en este artículo.!

Descripción

La tortuga verde, científicamente conocida como Chelonia mydas, es una especie notable de tortuga marina que adorna las aguas tropicales y subtropicales del mundo. Es uno de los miembros más reconocidos de la familia cheloniidae, y posee una presencia distintiva e imponente en su hábitat natural.

Desde su nombre vibrante hasta sus impresionantes atributos físicos, la tortuga verde es una criatura emblemática que ha cautivado la atención y la curiosidad de investigadores, conservacionistas y entusiastas de la naturaleza por igual. Como miembro del orden reptilia, la tortuga verde tiene una combinación única de características que la distinguen en el ecosistema marino que habita.

Reciben su nombre por el color verde de su cartílago y grasa, que se muestra a través de su caparazón

Al considerar los rasgos físicos de la tortuga verde, es imposible no mencionar su tamaño, ya que los individuos adultos pueden alcanzar dimensiones impresionantes.

Sus grandes caparazones aerodinámicos, que brindan protección, pueden medir hasta 1,5 metros de longitud y pesar hasta 400 kilogramos.

Estas majestuosas criaturas marinas son celebradas por su longevidad perdurable, con algunos individuos que viven hasta 80 años en estado salvaje, atravesando con gracia los extensos océanos durante décadas.

La coloración de su caparazón, una distintiva tonalidad verde oliva o marrón, es una característica que los distingue de otras especies de tortugas marinas.

Tortuga verde

Distribución

La tortuga verde, o Chelonia mydas, tiene una presencia global en las aguas tropicales y subtropicales del mundo, lo que la convierte en una de las especies de tortugas marinas más ampliamente distribuidas.

Desde las aguas cristalinas del Océano Pacífico hasta las cálidas extensiones del Atlántico, estas criaturas notables han establecido su hábitat en una miríada de regiones costeras y oceánicas.

También se sabe que frecuentan las aguas del Océano Índico, creando una distribución verdaderamente extensa que abarca las latitudes tropicales y subtropicales.

Su capacidad para prosperar en entornos marinos tan diversos es un testimonio de su adaptabilidad y su importancia como especie clave en el delicado equilibrio de los ecosistemas oceánicos.

En términos específicos, la tortuga verde se asocia comúnmente con sitios de anidación en las cálidas y arenosas playas de las regiones costeras, con ubicaciones icónicas como la costa de Tortuguero en Costa Rica que sirven como terrenos de anidación cruciales para estas cautivadoras criaturas.

Además, a menudo se las encuentra en estrecha proximidad a los prados de pastos marinos y los arrecifes de coral, ya que estos ambientes brindan terrenos de alimentación y refugio esenciales para la población de tortugas verdes.

Su presencia en estas áreas subraya la intrincada red de dependencias que existen entre la tortuga verde y los hábitats marinos que consideran su hogar.

Hábitat

En cuanto al hábitat de la tortuga verde, la especie muestra una fuerte preferencia por las aguas tropicales poco profundas, donde la temperatura permanece por encima de los 20 grados Celsius.

Estas cálidas y acogedoras aguas brindan un ambiente ideal para que la tortuga verde prospere, ofreciendo una abundancia de flora y fauna marina que forma la piedra angular de su dieta y sustento.

Además, se sabe que la tortuga verde frecuenta las playas de anidación, donde las hembras llegan a la orilla para depositar sus huevos, un aspecto crucial de su hábitat y ciclo reproductivo.

La naturaleza interconectada de su hábitat, que se extiende desde el océano abierto hasta los serenos sitios de anidación, subraya los diversos y complejos requisitos que son esenciales para la conservación de la población de tortugas verdes.

En Colombia, existen importantes poblaciones de anidación a lo largo de la península de la Guajira, en el Caribe. Otras playas de anidación importantes salpican la costa del Pacífico, como la Reserva Natural Isla Gorgona.

tortuga verde
Tortuga Verde (Chelonia mydas)

Características

  • La tortuga verde, con su formidable tamaño y distintivo caparazón, posee una impresionante variedad de características que la distinguen como un miembro verdaderamente único de la familia cheloniidae.
  • Desde su notable esperanza de vida de hasta 80 años hasta sus dimensiones impresionantes, la tortuga verde es un símbolo de resistencia y longevidad en el ecosistema marino.

  • Sus poderosas aletas en forma de paleta y su cuerpo aerodinámico están perfectamente adaptados para nadar eficientemente y con gracia a través de las corrientes oceánicas, lo que les permite navegar por las vastas extensiones de su hábitat acuático con facilidad.

    Además, la coloración de su caparazón, una mezcla rica de tonos verdes y marrones oliva, ofrece un camuflaje natural en el entorno marino, lo que les permite mezclarse armoniosamente con los prados de pastos marinos y las aguas costeras poco profundas que frecuentan.

  • Esta adaptación física es crucial para su supervivencia, ya que proporciona un grado de protección frente a posibles depredadores y asegura su éxito en las actividades de alimentación y anidación.

  • Por lo tanto, las características únicas de la tortuga verde no solo son una maravilla de la historia natural, sino también un testimonio del dominio evolutivo que les ha permitido prosperar durante milenios en los océanos del mundo.

Alimentación

  • Como consumidor de hierbas del mundo marino, la tortuga verde juega un papel vital en el mantenimiento del delicado equilibrio de los ecosistemas submarinos a través de sus hábitos alimenticios.

  • Su dieta consiste principalmente en pastos marinos y algas, lo que sostiene su robusta fisiología y contribuye a la salud de los prados de pastos marinos, que son hábitats cruciales para una miríada de especies marinas.

  • Las crías son omnívoras, pero a medida que maduran se alimentan principalmente de hierbas marinas y algas.

  • Las actividades de alimentación de la tortuga verde no solo son esenciales para su propia supervivencia, sino que también tienen profundas implicaciones ecológicas, lo que las convierte en una especie clave en la red alimentaria marina.

    Desde los prados de pastos marinos de las costas tropicales hasta los vibrantes arrecifes de coral que adornan el fondo del océano, las actividades de alimentación de la tortuga verde tienen un impacto de largo alcance en la vitalidad y la diversidad de estos ecosistemas.

  • Al pastar en los pastos marinos, la tortuga verde ayuda a mantener la salud de estos hábitats críticos, contribuyendo al bienestar de innumerables organismos marinos que dependen de los prados de pastos marinos para alimentarse y refugiarse.

  • De esta manera, los comportamientos alimenticios de la tortuga verde son un componente esencial de la intrincada red de vida que caracteriza a los entornos marinos tropicales y subtropicales.

Chelonia mydas

Reproducción

La reproducción de la tortuga verde es un proceso fascinante y lleno de asombro que ejemplifica la notable resistencia y determinación de estas icónicas criaturas marinas.

Uno de los aspectos más extraordinarios del ciclo de vida de la tortuga verde es su comportamiento migratorio, ya que las hembras emprenden viajes épicos para llegar a sus playas de anidación, a menudo regresando al mismo sitio donde nacieron.

El arduo proceso de anidación, que implica que la hembra cava laboriosamente un nido en la arena para depositar su camada de huevos, es un símbolo conmovedor de los desafíos y sacrificios inherentes al ciclo de la vida.

Las tortugas verdes alcanzan la madurez sexual entre los 20 y los 50 años. El apareamiento tiene lugar cerca de las playas de anidamiento, donde las tortugas verdes macho se montan en la espalda de las hembras más grandes para copular.

Las hembras regresan a las mismas playas cada 2-4 años para desovar. En Colombia, la temporada alta de anidación es agosto-septiembre.

Las hembras arrastran sus pesados cuerpos por la playa durante la noche y excavan una cámara de anidación en la arena con sus aletas traseras. Ponen entre 100 y 150 huevos blancos y correosos y los cubren con arena antes de regresar al océano.

Después de que los huevos son cuidadosamente enterrados en las cálidas arenas de la playa de anidación, se desarrollan e incuban hasta que llega el momento de que las crías emerjan y emprendan su peligroso viaje hacia el mar.

La imagen de las crías diminutas y vulnerables que instintivamente se abren camino desde sus nidos hasta el borde del agua es un poderoso testimonio de la resistencia y tenacidad de la especie de tortuga verde.

Es una etapa crítica en el ciclo de vida de estas criaturas notables y subraya la importancia de preservar las playas de anidación y salvaguardar el futuro de sus poblaciones en los océanos del mundo.

Depredadores naturales como cangrejos, aves y peces se ceban con las crías. Se calcula que sólo 1 de cada 1.000 crías sobrevive hasta la edad adulta. Los que lo consiguen pueden vivir más de 80 años.

Conservación

Los esfuerzos de conservación dirigidos hacia la tortuga verde, al igual que muchas especies de tortugas marinas, son de suma importancia debido a los numerosos desafíos y amenazas que enfrentan en el mundo moderno.

Debido a los impactos humanos del siglo pasado, la tortuga verde, antaño abundante, está clasificada como En Peligro en la Lista Roja de la UICN.

Desde los impactos de la degradación del hábitat y la contaminación marina hasta los peligros del cambio climático y las prácticas de pesca insostenibles, la tortuga verde se enfrenta a una miríada de urgentes preocupaciones de conservación que requieren medidas concertadas y proactivas para garantizar su supervivencia a largo plazo.

Es fundamental establecer reservas marinas protegidas y playas de anidación, junto con la implementación de prácticas pesqueras sostenibles y la mitigación de la contaminación marina, como componentes integrales de amplias iniciativas de conservación destinadas a salvaguardar el futuro de la tortuga verde.

Estos esfuerzos concertados, a menudo llevados a cabo a través de asociaciones colaborativas entre gobiernos, organizaciones no gubernamentales y comunidades locales, son esenciales para abordar los desafíos complejos e interconectados que amenazan el bienestar de la población de tortugas verdes.

Eliminar las especies vegetales invasoras que degradan la calidad del hábitat de anidamiento. En algunas playas se lleva a cabo el control de depredadores.

Curiosidades de la Tortuga Verde

La tortuga verde (Chelonia mydas) es una de las especies de tortugas marinas más conocidas. Es la más grande de la familia Cheloniidae, con un caparazón que puede medir hasta 1,6 metros de largo y pesar hasta 400 kilogramos.

Estas tortugas son herbívoras, lo que las distingue de otras tortugas marinas, que son carnívoras. Se alimentan de pastos marinos, algas y otras plantas acuáticas.

Las tortugas verdes son animales migratorios. Pasan la mayor parte de su vida en el océano, pero regresan a tierra para desovar. Las hembras ponen sus huevos en playas arenosas, excavando un nido en la arena.

Las tortugas verdes están en peligro de extinción. Las principales amenazas a su supervivencia son la caza furtiva, la contaminación y la pérdida de hábitat.

Algunas curiosidades sobre las tortugas verdes:

  • Su nombre no proviene del color de su caparazón, sino del color de su grasa subcutánea. La grasa de las tortugas verdes es de color verde debido a la presencia de clorofila, un pigmento vegetal que las tortugas absorben de su dieta.
  • Las tortugas verdes pueden vivir hasta 100 años.
  • Las crías de tortuga verde son muy vulnerables a los depredadores. Solo un pequeño porcentaje de las crías sobrevive hasta la edad adulta.
  • Las tortugas verdes son importantes para el ecosistema marino. Ayudan a mantener los pastos marinos saludables, que son un hábitat importante para otras especies marinas.
  • Parecen tener un mapa y una memoria innatos que las llevan a volver a los mismos lugares de alimentación y anidamiento año tras año.

 

Las tortugas verdes son criaturas fascinantes que desempeñan un papel importante en el ecosistema marino. Es importante tomar medidas para protegerlas y garantizar su supervivencia.

Preguntas Frecuentes

la tortuga inguensa, es una de la especies de tortugas, que está en peligro grave de extinción, la deforestación, la caza furtiva y otras causas que el hombre hace, la llevarán al exterminio.

Preguntas y respuestas sobre la Tortuga Inguensa

La tortuga verde y la tortuga carey son dos especies de tortugas marinas que se encuentran en los océanos tropicales y subtropicales. Ambas especies son herbívoras, pero se distinguen por sus características físicas y hábitos.

La tortuga verde tiene un caparazón de color verde oliva, mientras que la tortuga carey tiene un caparazón de color marrón con manchas amarillas. La tortuga verde tiene un hocico más largo y estrecho que la tortuga carey. La tortuga verde también tiene un cuello más largo y delgado que la tortuga carey.

La tortuga verde se alimenta principalmente de pastos marinos, mientras que la tortuga carey se alimenta principalmente de esponjas marinas. La tortuga verde tiene un ciclo de vida más largo que la tortuga carey. Las tortugas verdes pueden vivir hasta 100 años, mientras que las tortugas carey pueden vivir hasta 70 años.

La tortuga verde desempeña un papel importante en el ecosistema marino. Ayuda a mantener los pastos marinos saludables, que son un hábitat importante para otras especies marinas. Los pastos marinos proporcionan alimento y refugio a una gran variedad de animales, incluidos peces, moluscos, crustáceos y aves marinas.

Las tortugas verdes también ayudan a controlar las poblaciones de algas marinas. Las algas marinas pueden crecer rápidamente y convertirse en un problema si no se controlan. Las tortugas verdes se alimentan de algas marinas, lo que ayuda a mantener las poblaciones de algas bajo control.

 

La velocidad promedio de nado de la Tortuga Verde es de entre 1,5 y 2,3 km/h

La Tortuga Verde es una especie ovípara que anida en las playas arenosas secas o afectadas por las mareas. Las hembras ponen entre 100 y 200 huevos por nidada, y el período de incubación dura entre 45 y 70 días

La Tortuga Verde puede vivir hasta 80 años en libertad

La tortuga verde está en peligro de extinción. Las principales amenazas a su supervivencia son la caza furtiva, la contaminación y la pérdida de hábitat.

La caza furtiva es la mayor amenaza para las tortugas verdes. Las tortugas verdes son cazadas por su carne, su caparazón y su grasa. La contaminación también es una amenaza importante para las tortugas verdes. La contaminación del agua puede dañar los pastos marinos, que son el alimento principal de las tortugas verdes.

La pérdida de hábitat es otra amenaza importante para las tortugas verdes. Las playas donde las tortugas verdes ponen sus huevos están siendo cada vez más urbanizadas.

Conclusión

Fue increíble aprender sobre la tortuga verde, también conocida como Chelonia mydas. Esta especie no solo es una de las tortugas marinas más conocidas, sino que tiene un nombre único que proviene de sus características en lugar de su color.

Su tamaño y amplia distribución en aguas tropicales y subtropicales la convierten en una especie vital en el océano. Es fascinante ver cómo estas tortugas logran prosperar en aguas cálidas y desempeñar un papel importante en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas.

Sin embargo, también enfrentan amenazas por actividades humanas y es crucial que trabajemos para conservar estas magníficas criaturas. Desde su alimentación y reproducción hasta sus interacciones con los humanos, la tortuga verde realmente abarca la belleza y complejidad de la vida marina.

Eliminar las especies vegetales invasoras que degradan la calidad del hábitat de anidamiento. En algunas playas se lleva a cabo el control de depredadores.

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín

Gabriela Fernández Marín es una destacada bióloga ecuatoriana que ha dedicado su vida al estudio de los seres vivos y sus procesos vitales. Nacida y criada en Quito, pero de padres españoles, desde pequeña mostró un gran interés por la naturaleza y los ecosistemas, lo que la llevó a estudiar Biología en la prestigiosa Universidad Central del Ecuador.

Tras completar con honores su licenciatura, Gabriela decidió continuar su formación académica y se trasladó a México, donde cursó un doctorado en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).